PATEK PHILIPPE

CALATRAVA PILOT TRAVEL TIME – REF. 5524G-001

 

Cuando en el año 2015, Patek Philippe presentó su modelo Calatrava Pilot Travel Time, la sorpresa de detallistas, clientes y prensa fue mayúscula. Patek Philippe recuperaba un modelo piloto al más puro estilo de las piezas de los primeros aviadores que se encuentran en la actualidad en el Patek Philippe Museum de Ginebra.

Con este nuevo modelo, Patek Philippe añadía a su colección clásica Calatrava un modelo de gran tamaño, de carácter claramente masculino e inspirado en la estética tradicional de los relojes para pilotos. Su esfera azul y su caja de oro blanco, así como su indicación simultánea de dos husos horarios, le conferían una perfecta combinación entre técnica pura y elegancia contemporánea.

Desde hace cerca de 80 años, los relojes de viaje de Patek Philippe son referencia en el sector ya que resuelven magistralmente los problemas de husos horarios. En los an?os 30, la manufactura desarrollo? en colaboración con Louis Cottier sus primeros relojes con la complicación “Hora Universal”.

En 1959, Patek Philippe patentó por primera vez el mecanismo “Travel Time”, convertido desde entonces en una de sus complicaciones más emblemáticas. De muy fácil manejo, este sistema permite indicar al mismo tiempo dos husos horarios diferentes. En el momento de su lanzamiento, fue muy bien acogido ya que era la primera época en que jets comerciales comenzaban a volar de Europa a América en algunas horas y sin escalas.

El modelo referencia 5524G-001 presenta una esfera lacada azul con cifras aplicadas en oro, luminiscentes. En su interior, late un movimiento mecánico de cuerda manual que aloja el calibre 324 S C FUS. En la esfera se indica la hora local y también la hora del domicilio, ambas por aguja. Es un modelo de oro blanco y tiene un diámetro de 42 mm.

EL SELLO PATEK PHILIPPE

Detrás de cada reloj Patek Philippe hay mucho tiempo y dedicación. Todas las piezas de la Manufactura ginebrina se distinguen por su calidad y fiabilidad. Gracias a su independencia, la marca siempre ha establecido sus propios criterios de excelencia, considerados como los más elevados de toda la industria relojera.

Los estándares ultrarrigurosos, unidos a un estricto proceso de control, no dejan lugar a las concesiones. Por ello, todas las piezas que salen de la Manufactura, independientemente de su grado de complicación, poseen el sello Patek Philippe, una certificación de calidad global que se aplica al conjunto del reloj terminado, incluyendo el movimiento, la caja y otros componentes estéticos externos como las esferas, las agujas, los pulsadores, los brazaletes, los cierres, etc.

El Sello Patek Philippe, basado en la transparencia, se apoya en un conjunto de criterios cuidadosamente definidos y consignados en un reglamento muy detallado, bajo la supervisión de una estructura de control independiente.

Su reglamento incluye exigencias muy estrictas en cuanto a los acabados manuales de cada pieza de los movimientos. Igualmente, certifica la calidad de los materiales empleados, así como la perfección de las piedras preciosas y el trabajo de los engastadores.

El Sello Patek Philippe también abarca un compromiso con respecto a la extremada precisión de los movimientos, con una tolerancia máxima de -3/+2 segundos por día.

El Sello Patek Philippe integra el servicio durante toda la vida del producto garantizando el servicio posventa, el mantenimiento y la restauración de todos los relojes fabricados por la Manufactura desde 1839.

Se trata igualmente de un sello dinámico que deja las puertas abiertas a nuevos desarrollos y a evoluciones técnicas que permitan mejorar el funcionamiento y la fiabilidad de los relojes de la Manufactura; respetando la “tradición de innovación”, que siempre ha pervivido en lo más profundo de la filosofía Patek Philippe.